Apuntes breves sobre danza política, ética de la danza y danza social.

Esta mañana nos hemos desayunado todos con esta noticia:

El ministro Wert le da la estocada de muerte al sector de la Danza en España

Un momento duro y desesperanzado para el sector.

En estos momentos tensos y convulsos me gustaría enlazar con el último comentario de Antón quién el otro día terminaba dejando caer los conceptos de Danza y compromiso político, danza y compromiso social.

En el último MOV´S que tuvo lugar en Junio 2012 en Cádiz fui invitado a moderar una de las mesas de trabajo, y de alguna manera estas cuestiones estuvieron muy presentes. Eran ya temáticas recurrentes en cualquier foro de debate sobre danza y necesariamente lo son aún más en este momento.

Para no enredarme demasiado en un tema tan complejo y sobre el que habría tanto que decir ( y oír , sobre todo oír, siempre oír) me gustaría de manera esquemática apuntar algunas de las ideas que al hilo de estos temas creo que es importante tener en cuenta para comprender el presente y también a la hora de no sólo reivindicar nuestros derechos que día a día vamos perdiendo sino también a la hora de construir el modelo de cultura y política para danza del futuro. En parte porque, aunque no sea un buen momento para echar piedras sobre nuestro propio tejado, me parece que reivindicar y protestar sin reflexionar sobre cuales son algunos de nuestros propios fallos y errores que nos han llevado hasta esta situación nos llevará inevitablemente de nuevo al mismo punto de partida. Será sólo cuestión de tiempo.

Me gusta así pensar ( y siempre abierto claro a la refutación y la disensión) que:

– en estos momentos , cualquier actividad de danza en este país es un acto de danza y política. Lo es necesariamente porque Hacer hoy en día danza en España es una labor de resistencia.

– para mi danza (o teatro) político no tiene nada en absoluto que ver con danza ( o teatro) panfletario. Lo más político es hacer un teatro o una danza de tanta calidad que transformes la manera de pensar y el corazón del público. Nada que ver con adoctrinarle, muchísimo menos con sermonearle o moralizarle.

– de la misma manera, cualquier acto de danza es (hoy y siempre) un acto de compromiso social. Porque llevamos la cultura de la manera más directa y sutil, eficaz y refinada a un público que a menudo no ha tenido jamás (es fuerte decirlo pero hoy por hoy sigue siendo así) contacto con ese lenguaje.

– si el artista decide además que el tema que va a elegir es un tema directamente político o que va a usar la danza para operar de manera directa en contextos sociales deprimidos, o con fines pedagógicos o integradores, genial. Es maravilloso. Personalmente pienso que ni más ni menos maravilloso que si elige no hacerlo. La calidad del proyecto no se valora por la de su enunciado, sino por la de sus resultados y logros y méritos artísticos ( o sociales según el caso). Establecer una discriminación positiva para unos y negativa para otros en función de modas exportadas y pasajeras comienza a desequilibrar y contaminar el medio con resultados (aunque pueda parecer lo contrario) fatales.

– La ética en la danza (como en casi todo) comienza por tu entorno más inmediato. Trata, paga , considera profesionalmente y reivindica a tus bailarines, colaboradores y empleados como quieres que los políticos te traten , paguen, consideren y reivindiquen. Me resulta extraño que alguien que paga de manera miserable a su entorno sea una garantía de nada a la hora de exigir ni reivindicar a los que generan las políticas de danza. Si esto implica que los trabajos que tienes que hacer son menos y de un determinado formato, estaremos dando una señal clara: con lo que ustedes dan se puede hacer esto. Se puede producir esto. Si como director de un festival que ha sufrido un recorte brutal, y para que mi gestión no “desluzca” ofrezco una programación similar (en algunos casos superior, es alucinante) a la que había antes de lo recorte y me sustento en recortar a su vez los cachés de los artistas y ofrecer sueldos indignos estoy lanzando dos mensajes difíciles de borrar después : 1.- Lo mismo se podía hacer con mucho menos, los presupuestos estaban inflados. 2.- Como gestor cultural, director de una compañía, director festival, técnico de cultura o cualquiera que sea mi posición, considero que esto es lo que vale el trabajo de un artista, lo que debe ganar: una miseria indigna. Nadie pensará ” mira, han hecho un esfuerzo para arrimar el hombro, es sólo por esta vez”. Creo que la lectura es clara: la cultura no es un lujo, es un hobby, y como tal no debe estar remunerada, o estarlo bajo mínimos.

– Este punto anterior no está reñido con ofrecer tu trabajo gratis tanto como decidas, por tantas causas y proyectos como tú quieras. Ni con juntarlo con otros que así lo quieren. Muy distinto a pedirlo o exigirlo. Siempre con cuidad de quién es el destinatario, en qué contexto, cómo se presenta, a quién representa.

– Resistencia necesaria a las modas. Las modas para mi son una forma de control, una manera de decidir lo que se queda dentro del reparto del pastel y lo que se queda fuera. No entiendo por qué cada año que pasa los programas de teatros y festivales son cada vez más un calco de unos a otros. Los grandes centros de creación y exhibición marcan clara y descaradamente quién sí y quién no. Entiendo que todos queremos sobrevivir, estar ahí, que nuestro trabajo se vea y encuentre canales adecuados y fluidos de exhibición. Al mismo tiempo me parece un juego perverso y enfermo que creo que mata algo esencial en las programaciones y la oferta que debe llegar al público: variedad y representatividad de lo que se hace. Entiendo perfectamente que cuando un producto es muy bueno, todos queremos tener acceso a él, se vende bien, parece estar en todos lados. No es ése el fenómeno que estoy describiendo. ¿Me sigues? Espero que tengas las pistas suficientes para detectar la diferencia entre un fenómeno y otro. Para mí es bastante claro.

– Atención a nuestro entorno y nuestras acciones. A veces la línea entre hacer y luchar por lo que crees y convertirte en parte de aquello que detestas, es muy delgada. Para mí, a nivel de conciencia y ético es importantísimo estar en concierto en todos los aspectos del trabajo: creación, producción, distribución… es un esfuerzo constante de no entrar en juegos que no nos representan.

– Trabajar en la periferia es también política y resistencia. Periferia a nivel nacional es no estar ni en Madrid ni en Barcelona. A nivel autonómico, por ejemplo en el País Vasco sería no trabajar en Bilbao o Donosti,  a nivel Andaluz trabajar en Almería o Cádiz. Las políticas actuales están trazadas con el concepto de capital del reino. No interesa permeabilizar territorios, se montan escaparates. Políticas pomo la del National Theatre Wales que trata de no repetir población en sus producciones y creaciones podrían ser modelos en este sentido.

Quizás no es lo que se esperaba al leer el título de la entrada de hoy. Sin embargo para mi estas reflexiones tendrían que ocuparnos en primer lugar. Y también ésta: ¿dónde está el público? ¿Dónde está nuestro público ahora que lo necesitamos? Porque leí hace muy poco que el sector artístico en poco numeroso y que está mal organizado. Es cierto, pero: ¿dónde está ese público que ama la cultura y que siente como un prejuicio personal los recortes y la desaparición de la cultura? ¿No va a manifestarse con nosotros?

En Andalucía, donde el sistema de funcionariado es tan numeroso que sus sueldos consumen un, no sé, digamos 80% de los presupuestos actuales de cultura…No digo que sea culpa suya, ni que deban renunciar a sus trabajos… pero, ¿ salir a la calle junto a los artistas y manifestarse con ellos por sus derechos y en contra de los recortes? ¿O es que no estamos en el mismo barco y la cultura en la que trabajan ellos no tiene nada que ver con la que hago yo?

Y me sigo preguntando: si hay sociedades en las que los bailarines y actores se consideran parte del patrimonio cultural, y la población se siente orgullosa de sus artistas y los consideran como parte del bien nacional…. ¿qué pasa con éste país?¿Por qué se nos considera como unos aprovechados que chupamos del bote y que nos fundimos la reserva de la nación? Y los que no piensan eso.. ¿cómo demuestran su apoyo? Creo que pensar que la culpa de todo esto la tiene la política es echar balones fuera como injusto sería pensar que es sólo responsabilidad de los artistas que han obviado durante años al público ni tampoco de ese público que es ignorante y solo quiere televisión y películas de evasión. Necesitamos incluir a toda la sociedad entre nuestro público, hacernos querer y ser necesarios para ese público. De algún modo nuestro trabajo les tiene que llegar e implicar.

Pero en medio de todo esto , seguro que se encuentran algunas respuestas o al menos muchísimas preguntas necesarias que no pueden dejarse de lado si queremos que de verdad la esencia de este problema cambie, si queremos otro modelo cultural del que todos nos sintamos parte y orgullosos.

Por mi parte, me vais a permitir que piense que llevo ya muchos años de danza política y social, aunque espero seguir muchos más , mejorando y siempre fiel a unos cuantos principios que me permitan tener la conciencia tranquila y el ánimo de seguir en lucha.

Y mientras reflexionamos sobre todo esto, llegó el momento de actuar, que no son cosas incompatibles.

Hoy recomiendo que echéis en vistazo a la línea de actuacción (@actuaccion en twitter y en facebook )

Y también a una apasionante conversación que se inició hoy en facebook entre gente del sector y también del entorno, parte de ese público del que hablamos y cuya presencia es tan necesaria , vía Nerea Aguilar : aquí

Anuncios

20 pensamientos en “Apuntes breves sobre danza política, ética de la danza y danza social.

  1. Joder, Guille, eres mejor que los Reyes Magos. ¡Me traes lo que te pido! Esto es lo que a mí me va, la cañita buena, claro que sí. Supongo que en la URSS la danza sufrió algún tipo de ideologización que le permitiera adaptarse a la situación política post-zarista, del mismo modo que el panorama de la danza en la nueva Rusia habrá sufrido transformaciones de algún tipo. Pregunto por Rusia porque has estado recientemente ahí y quizá hayas podido discutir sobre el tema en algún momento. En realidad, la cuestión sobre qué reacción sufre la danza ante una convulsión socio-política es extrapolable a cualquier país. Imagino que, como parte del tejido vivo que somos, los profesionales de la danza responden y se adaptan de manera tan poliédrica como cualquier otro tipo de profesión. Todos tenemos una responsabilidad socio-política pero, como dices, da igual qué formato le demos, lo importante es ser conscientes de ella y ser consecuentes. Y eso es lo que has hecho ahora mismo. Yo como consumidor de cultura agradezco enormemente ver que este tipo de reflexiones se hacen y se dicen en voz alta.

    • Entonces será culpa tuya, Antón, por escribir tan buenas cartas a los Reyes, jejejeje.

      Apasionante siempre leerte y también saber que lees… ya sabes que la calidad de la escritura la da el que lo lee…. El sábado regreso a Rusia, hará trabajo de investigación sobre el tema que propones, que me parece super interesante…. prometo post

  2. Este post aglutina el sentir de muchos del sector. La petición que haces de autocrítica, el análisis del sentido y el devenir de las cosas, todo. Muchos de los que estamos en él entendemos las cosas así, aunque muchos otros no y de ahí la dificultad de unirse y de actuar.
    No me siento bien, aunque sé que tú piensas lo contrario, porque a veces veo que mi festival “perjudica” al sector por todo lo que dices, porque acostumbra a que se vea calidad a coste 0 y eso puede crear precedentes. Sé qe Costa es más y su reivindicación está en muchos otros caminos, pero no paro de preguntarme si el que nadie del equipo cobre (salvo profes), yo misma la primera an pesar de la situación en la que vivo, ni los artistas programados está perjudicando al sector o no.
    El año pasado organicé el Día de la Danza gratis yo y gratis todos los artistas. Eso sí que no lo voy a repetir, porque para hacer algo gratis, como dices, que sea lo que uno elige, los proyectos personales y no algo que al final sirve a otros para echarse flores a nuestra costa. Ese caso sí lo veo evidente, ya he demostrado que puedo hacer cosas, quien las quiera que las pague o busque fórmulas de cubrir al menos sus gastos. Podría buscar patrocinadores por mi cuenta y no depender de las instituciones, pero necesito todas esas fuerzas para Costa. Y porque los beneficios, parte de ellos, se los lleva la ciudad en la que se represente y eso deberían reconocerlo también de alguna manera.
    Saliéndome de mí misma, de lo demás digo que gracias por saber explicar y aglutinar todo, y como dice Antón esa coherencia es la que le da sentido a las cosas.
    Comparto contigo, como muchos de los que te leerán, que nuestra evolución ya en sí es un acto de reivindicación, que hemos sido coherentes, o eso intentamos, con la función social y política y el sentido que le hemos dado siempre a todo lo que hacemos. Actualmente danzar ya es un acto de rebeldía, de protesta…
    Desde ayer que empecé con el hilo en facebook tengo contradicciones: mi ímpetu me lleva a ofrecerme para lo que haga falta, estoy dispuesta a emprender lo que sea, a pelear lo que haga falta por todo esto. Luego pienso en parte de tus análisis y en que mucha de la gente ni querrá ni le interesa y yo pierdo fuerzas y tiempo, cuando lo que debería es buscar cómo ganarme el pan. Y este sentido de pseudogenerosidad y pseudoegoísmo me aturulla. Siempre me ha faltado gente comprometida cerca, al nivel que lo estoy yo, la que quiera actuar y no solo teorizar (ambas cosas son necesarias). Creo que las cosas se pueden hacer si se quiere, pero a veces estamos solos o somos cuatro gatos los que vemos las cosas como las cuentas tú, y muchos otros piensan en salvarse el culo o dicen, bueno, yo no estoy tan mal, al fin y al cabo, virgencita, que me quede como estoy. A esos les falta hacer un análisis como este que leemos, tomar conciencia social.
    Falta unión y autocrítica…
    Y esto es algo que me duele, como me duelen otras mil cosas de la actualidad, otras tantas injusticias por las que también estoy dispuesta a batallar.
    Para quien lo lea, como no quiero ser líder de nada, que sepáis que estoy dispuesta a lo que me pidáis, o si me dais pie a aportar propuestas y acciones. Somos cuatro gatos quizás (María, Ángeles….), pero por tener las cosas claras, por nuestra capacidad de autocrítica, por la necesidad de actuar que tenemos, etc. somos capaces de hacer cosas diferentes a las ya hechas.
    Hay que seguir pensando, reinventándose, compartiendo, hay que seguir por ese camino marcado por el post de Guillermo.
    Podemos, aunque no sé quién quiere.
    En fin, al menos internet nos da estas vías de comunicación, de compartir y de buscar puntos de encuentro.
    Gracias, Guillermo, y gracias a Antón, Ángeles y María…
    Sigamos por el camino de la coherencia y busquemos otros.
    Para lo que queráis, si es que no me da por proponer a mí algo antes, aquí estoy.
    Besos

    • Atención Nerea: fíjate si está pervertido el panorama que tú llegas a sentirte mal precisamente por crear un festival en un territorio olvidado y desprestigiado por las políticas culturales y de danza? Por poner en el mapa a Almería y asociar a la marca de turismo ecológico la de ocio cultural y saludable? ¡Venga por favor! Mi post no habla de tu caso.Habla de los funcionarios y técnicos de cultura que te ven a ti y a todo tu equipo trbajar desde su sillón y dice “Fabuloso, aquí está la chiquita ésta, ella lo va a hacer!” y desde su sillón van y te dicen: oye que para el año que viene cuenta con material y equipo técnico, que lo tengo aquí muerto del asco. Salarios para tu equipo, no, eso ya nos lo estamos fundiendo nosotros por no hacer nada y verte trabajar…. lo demás lo que quieras, siempre a cambio de nuestro logo….

      Evidentemente puede llegar a convertirse en una situación injusta (sobre todo para ti y tus colaboradores) pero en ningún caso será culpa tuya… Es de ellos. A la hora de montra cualquier negocio, conoces a alguien que lo haya hecho sin currar como una bestia de gratis y sin arrastrar con su pasión a su entorno a ayudarle haciendo lo mismo? Yo no. Bueno sí, los negocios que todos estos años han montado los hijos , mujeres y familiares de nuestros políticos con subvenciones desproporcionados y escandalosos….

      El resto de la historia de la iniciativa empresarial está llena de gente currando gratis por lo que cree. Si mi post ha hecho minar tu autoestima, flaco favor a hecho. Pretendía que tomaras conciencia de que política ya haces con ese festival, resistencia ya haces luchando por mantenerlo y sacarlo adelante cada año, y trabajo social ya haces acercando la danza al Cabo de Gata cada año (cuando antes , por favor?). Estoy seguro que las compañías que actuaron gratis habrían preferido cobrar por su trabajo, pero estoy convecido también que lo hicieron allí porque creen en el proyecto y querían apoyarlo y contribuir con él….. En mi caso fue algo que hice muy gustoso y orgulloso. Pienso que los demás también.

      Mi post quería reivindicar y respaldar esa labor y cuestionar otras muchas de las que se han llamado “políticas de danza” , bienintencionadas, no lo dudo, y sus políticos ( me cuesta más llamarlos bienintencionados, pero venga) que han resultado desastrosas e infructuosas… Creo que lo que hay que hacer, es eso. No es otra cosa muy distinta. Y hacerlo bien. Porque eso te legitima para poder señalar con el dedo todo lo que no funciona. Y porque si todos lo tenemos claro, va a ser muy fácil (de verdad lo creo) que no nos la cuelen….
      Te pongo un ejemplo: después de desmontar y cancelar los Circuitos teatrales de este año con compañías ya contratadas y comprometidas, ahora la Junta propone un nuevo modelo de circuitos. Raro no? Enrédate, se llama, que mono. Pues si lees las bases, lo que ofrece es precariedad al kilo para el artista: que negocie el mismo con el ayuntamiento, un tope bajísimo de caché, sea un solo o un trabajo para diez actores, y además el compromiso de hacer labor pedagógica y social en el pueblo por parte de la compañía. Eso sí, de golpe le daría algo que hacer a esa multitud de funcionarios que ahora mism o están mano sobre manos sin hacer NADA porque no tienen ni un proyecto y esperando a fin de mes para cobrar. Y una de las cosas que propone este circuito es nada más y nada menos que formar a los técnicos de cultura. PERDONAAAAAAA? Formarlos ahora???? Con el dinero que no hay? No sería mejos, si por fin reconoces que esos técnicos de cultura no tienen formación que simplemente los despidieras de una vez y cogieras a gente cualificada???Y yo me pregunto: Por qué para establecer el sueldo del artista nunca toman de referencia el sueldo del funcionario de cultura? Es que comemos cosas diferentes?

      En fin con este ejemplo quería decirte que con proyectos así de burdos y absurdos nos la han estado colando muchos años. En esta ocasión es la primera vez que veo a la profesión unida en decir “esto no, no lo queremos!” Ojalá no em equivoque pero por primera vez hay un criterio de que se quiere y una respuesta unida…. si esta situación nos mantiene alerta y sirve para repensar, definir y construir un modelo de cultura nuevo, será un momento feliz y decisivo. Si seguimos pensando en como coger cada uno nuestras migajas y tirar para adelante…. estaremos en el mismo punto…. Creo que eso que dices tú que “hay que hacer” no es tan titánico ni requiere tanto esfuerzo a nivel colectivo, sino si acaso a nivel individual y diario. A eso sobre todo me refería.

      Ánimo y ojalá ya para el año que viene tengamos una clase política que apoye el Costa y lo promocione como la iniciativa que yo creo que es.

  3. Guapo, lo sé, sé que no te referías a Costa, es solo que dudo porque se benefician mucho de esta lucha personal y de los que entráis en ella. Yo puedo asumirlo, pero lo que no quisiera es que sacaran rédito de los artistas que vienen a Costa.

    En fin, que no es otra cosa que impotencia, porque sé que vale más que mucha de esas mierdas que habéis tragado tanto tiempo y que si Costa tuviera pasta seríais tratados como merecéis.

    Lo que sé es que es un ejemplo, como tantas cosas que habéis hecho vosotros, de que para sacar adelante proyectos no dependemos de ellos y sus ofertas mierdosas o sus condiciones de pago o no pago abusivas. Nos lo tenemos que montar solos y la unión es la única forma.

    Pero me preocupa, como pasa en todos los sectores, lo de siempre, que haya gente que acepte, se calle por “miedo” y asuma ese virgencita, virgencita. Es comprensible, cada uno tiene su historia personal, pero quien acepta también puede pelear. Quiero decir que si a mí me dieran pasta este año yo seguiría peleando y haciéndome oír y dando la voz que pueda al sector y todos los que estáis.

    Tengo que tener cuidado también porque me conozco y soy un poco excesiva a veces y me pueden las injusticias y actúo de salvadora y debo, como me decís muchos, no perderme de vista a mí misma y a veces me pierdo pensando antes en los demás.

    Bueno, que hoy estoy de bajón, como muchos de vosotros, pero me quedo con lo que dices de que no es tan titánico, cosas más difíciles se han hecho. Creo que con la caña que llevamos todos encima y lo que hemos pasado, podemos.

    Besitos y gracias por tus palabras, siempre.

  4. Cuando leí la noticia del ministro me dio más pena el comentario de algún lector del periódico: Me parece estupendo. Si no hay dinero para medicinas, tampoco para gente que quiere vivir del cuento a costa de los demas. Ya esta bien, poneros a trabajar.
    Y siento comunicar que no me hago responsable de esto. Mi trabajo es el que es, y como bien dices el mero hecho de dedicarnos a esto es ya un “compromiso social”, pero la realidad es que la mayor parte de la sociedad opina lo que este señor o señora.
    Ante tu pregunta de dónde está la gente, el público que le gusta el arte y el teatro creo que tú mismo te respondes, están tranquilos en ese aspecto porque siguen existiendo programas culturales y los perjudicados somos los artistas, ellos no notan la diferencia, o si, porque las entradas son cada vez más baratas o gratis. Curiosamente acabo de recibir este correo electrónico:
    EXPRESARTE nace con el objetivo de convertirse en el “escaparate” para todos los artistas de Sevilla que habitualmente no disponen de un espacio donde desarrollar y expresar su arte. Un evento que ofrece a los artistas de cualquier género un espacio de expresión artística para darse a conocer al gran público.
    Los próximos27 y 28 de octubre se celebrará EXPRESARTE, la fiesta de la música, la cultura y el ocio, que reunirá en las setas de la Encarnación de Sevilla a una gran variedad de artistas de múltiples disciplinas (música, humor, danza, graffiti, monólogos…). Serán más de 20 horas de actuaciones en vivo!!
    Ante este panorama el público no se manifiesta, ¿porqué? Si tienen mejor acceso a programas culturales???
    Cuál debe ser nuestra actitud?? Pues quizás ahí esté la cosa, yo pienso seguir trabajando, es lo que hay, y sobretodo porque no concibo mi vida de otra manera, ¿rebajar mi sueldo? Pues siempre he contribuido con mi trabajo a proyectos que me interesan sin cobrar y lo seguiré haciendo, pero es verdad que ese filtro cada vez es más pequeño, no tanto por mi exigencia de proyectos como por la cantidad de gente que te pide que trabajes gratis.
    Por lo demás, me encuentro en la lucha en la plataforma actuación formando parte de una de las comisiones, peleo desde la PAD y también de forma independiente aunque eso suponga que me señalen y que me amedranten. Y no me vanaglorio ni me siento orgullosa, es algo que tengo que hacer y no me cuestiono más, actúo. Pararse a reflexionar pienso que va en paralelo a la ACCIÓN. Y en relación con alguno de los comentarios del perfil de Nerea donde se comenta que se ha perdido la fé en las asociaciones, pues…. Actúa por libre, asociado o como queráis pero ACTUAR, bailando, protestando como se quiera, en definitiva HACIENDO.
    (Y ahora me voy a ver algo de Billie Eillot)

    • Grande, Raquel… y ciertamente, vaya desde aquí mi enhorabuena a Anna París, Laura Lizcano, Nando, a ti, y a todos los que estais trabajando para que la PAD sea una asociación seria, respetada y en pie de lucha… muchas gracias y bravo!!!

  5. Permitidme dejar un comentario un tanto gris, disculpad. Porque la danza se enfrenta a un doble problema: el que afronta toda la cultura y, además, el que vive dentro de ella, la invisibilidad.

    Esta mañana leía un artículo de un crítico cultural (del mundo editorial, sí, pero con cierta mira más allá) donde hacia un recuento, a vuela pluma, de las desgracias que asolan al sector en general: “con la catástrofe cultural, con la penuria bibliotecaria, con la miseria que han dejado para pagar el canon, con la piratería rampante y arrasadora, con el fiasco de la Ley de Mecenazgo, con el cine y el teatro humillados, con los museos sin resuello financiero.” ¿Dónde está la danza dentro del discurso de los propios integrantes de la cultura? Sí, esto es tan solo un ejemplo, para mí es un síntoma, aunque admito discusión.

    No tengo muchas respuestas, pero sí os animo a que sigáis, en especial con una labor: la de abrir los ojos a vuestro propio mundo, a vuestros compañeros.

    • Completamente de acuerdo Santi: de hecho algunos de los comentarios y opiniones más necias que a veces he escuchado sobre la danza venían firmadas por compañeros del teatro, del ámbito de la cultura y en ocasiones del mismo mundo de la danza. Ante eso yo últimamente opto por concentrarme en los ejemplos positivos (y te puedo decir que son igual de numerosos que esos otros) de mucha gente que, en ocasiones sin pertenecer ni siquiera directamente al mundo de la cultura) vive como una evidencia la importancia de la danza en sus vidas. Como espectadores y como bailarines muchas veces sin pretensiones profesionales son muchos los que experimentan la danza como un canal de expresión y comunicación de gran poder y que aporta unos valores esenciales y de gran relevancia; cultura, educación, salud….

      Hace unos meses Ana París, ex directora de la PAD reflexionaba sobre el gran recorrido que la gente del deporte ha realizado en los últimos años: deportes minoritarios han visto multiplicar sus practicantes y seguidores, la sociedad ha identificado plenamente deporte y salud (fíjate en nuestra sociedad esa identificación aún no es extensible a la danza de forma mayoritaria teniendo más papeletas) y de hecho para una actividad deportiva es muchísimo más fácil el conseguir un sponsor o patrocinador que para una cultural, no digamos ya relacionada con la danza!

      Es mucho lo que podemos hacer, está todo por inventar. Podemos lamentarnos por eso o hacer de eso nuestra fortaleza: creo que es el momento ideal para concentrarse en los objetivos en vez de en las dificultades.

      Se que me entiendes porque eso es lo que tú haces cada día desde hace años con tu centro y tu compañía. Para mi tú eres un ejemplo de lo que estoy diciendo.

      Por eso puede que la solución no esté tan lejos ni implique hacer cosas muy distintas de las que ya hacemos. Pero desde luego sí que pasa por la toma de conciencia de esta realidad y la creación de una red social potente entre ese tipo de iniciativas. Asumir que nadie desde arriba va a asistirnos porque no lo han hecho en años . Que hay que tomar el timón y comenzar a dictar las nuevas pautas a partir de lo que cada uno hemos aprendido. Entender que somos la primera línea de acción y dejar de legitimar tácitamente unas políticas y unos políticos que nos han llevado a la asfixia y que todos hemos dado por buenas como si fueran el traje del emperador sin sentirnos nunca ni integrados ni ayudados por ellas.

      No se divago un poco sobre cosas que se que tú ya sabes, pero que hay que decir basta! Y no seguir esperando el beneplácito de esa gente que como bien tú dices ni siquiera nos tiene en cuenta. No los necesitamos, no son NADA con respecto a nosotros. Que digan lo que les venga en gana. Nuestra gente es otra, y darles la voz es nuestra opción.

      Creo que hay que sanar nuestra autoestima como colectivo, eso es vital. Pero es nuestro trabajo: solo nosotros mismos podemos hacer ese camino.

      Creo.

      Un gustazo oirte. A ti y a los que vais apareciendo por aquí. Para mi eso es ya un triunfo porque a los otros que comentas ya los he oído mucho. Quizás eso en sí mismo sea el principio de algo nuevo que al menos a mi me enciende y me llena de ilusión y ganas. Y querido Santi, las ganas y la ilusión , ya sabes…..

    • Jo Santi perdona que te confundí con Santi de Valencia de la Coja danza !!! Habíamos hablado del asunto y no me di cuenta de que eras tú !!

      Bueno pues salvo la referencia al otro por su compañía suscribí todo lo demás y olé y gracias para ti por tu colaboración y por ser de los que apoyan y siguen el debate desde otro lado que es tan valioso y que tanta falta nos hace!!!

  6. Creo fundamental lo que apunta Santiago, no podemos seguir estando al margen de la cultura cuando se habla de ella, no se suele incluir la danza.
    Por eso ya no sé si aquí o en facebook apuntaba que creo necesario aglutinar a varios sectores y encontrar apoyos del resto de los miembros de la cultura.
    Yo vengo del sector del libro, un sector fácilmente identificable con la cultura. Cuando se habla de cultura, el imaginario colectivo la representa con un libro o un músico como mucho y si le haces pensar, con un teatro… Nunca con un bailarín.
    Debemos hacer un acto de educación y conciencia de qué es cultura más allá de lo que vende como tal, retomar los antiguos conceptos de cultura y como dice Santiago ser conscientes nosotros de la falta de visibilidad.
    Para ello no tengo muy claro si las flashmob son una forma, por ejemplo, ya que se puede acabar identificando la danza solo con eso.
    Al mismo tiempo la danza está de moda en la publicidad. Algo está pasando para que no se esté tomando en cuenta como bien cultural. Nos falta, de nuevo, autocrítica, y como he apuntado, creo que en privado, nos falta, además de la conciencia de grupo, un buen marketing, en el buen sentido.
    O sea, no sé por qué el 80 por ciento de las páginas de los bailarines y coreógrafos son blogs sin cuidado de su imagen, redacción, contenidos… Los mails que nos llegan a los programadores y gestores culturales, las propuestas, los dossieres, etc. no están cuiados… Debemos querernos más, buscar las vías de saber llegar no solo al público sino a la sociedad, a nuestro propio tejido y al que quizás nos patrocine. No es hacer productos populares, es ofrecer calidad en todo nuestro proceso, es mostrar que somos cultura en todo, no solo cuando bailamos…

    Creo que no me estoy explicando bien, pero creo que lo que ha dicho Santiago es uno de nuestros más graves problemas y a problemas, búsqueda de soluciones.

    Sigamos.
    Gracias, Santiago, por el apoyo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s