Adjetivos para el cuerpo

 

 

 

          En estos días en los que ando entrenando y poniéndome a punto para lo que se me viene encima con los bolos de Noviembre, venían a mi cabeza algunos adjetivos que he oído a aquellos que me han ayudado en mi formación y aprendizaje para describir el tipo de fisicalidad, el tipo de cuerpo , que querrían conseguir con y para su trabajo.

  • Un cuerpo que se manifiesta.- Este término que a menudo he escuchado a Mercé Bonronat y Nuria Padrós hace referencia a un cuerpo que reacciona e informa de cómo se encuentra, que da señales claras de su estado y expresa de manera clara lo que necesita. Un cuerpo que informa a menudo, que se comunica. Un cuerpo que se muestra saludable, por ejemplo, no porque nunca  enferme, sino por su capacidad de recuperarse pronto de la enfermedad ( sería así preferible que hubiera pequeñas señales o enfermedades como resfriados que un cuerpo forzado hasta el límite y que cuando enferma es porque está completamente roto y agotado). Un cuerpo que descansa porque es capaz de cansarse, que come porque tiene hambre y bebe porque tiene sed. Puede parecer una obviedad pero no lo es en absoluto y plantea una perspectiva completamente distinta a la neurótica visión de la medicina preventiva: enfoca la salud no como un preservarse de la vida sino como la capacidad de exponerse, de vivir sin miedo y desarrollar y confiar en nuestros mecanismos y medios para superar las dificultades.

  •  Un cuerpo inteligente.- creo que ya hice referencia a esta descripción que últimamente se ha oído bastante pero que yo escuché por primera vez allá por  los noventa en boca de  Rui Horta. Me parece una interesante propuesta que apunta no a la excelencia técnica o al virtuosismo como objetivo del intérprete sino a la optimización de las capacidades ( y también de las incapacidades) propias basándose en el conocimiento y estudio,  la investigación  y explotación de los recursos y los límites  de nuestras estructuras y dinámicas de movimiento.

  • Un cuerpo que resuena.- igual que la voz , que se basa en la vibración del aire y que requiere que el aparato fonador y los distintos resonadores estén tonificados pero al mismo tiempo abiertos y  relajados ( juego de tensión-relajación) para que se emita el sonido, un cuerpo entrenado pero abierto, capaz de tensar y contraer tanto como de relajar y soltar… Iyengar habla de que uno de los objetivos del trabajo muscular que propone el yoga es el de crear espacio en la articulación porque sin ese espacio no puede habar movimiento y sin movimiento no hay libertad. Me gusta mucho esta definición porque esa imagen de un cuerpo resonando la puedo identificar fácilmente con un cuerpo atravesado por el movimiento desde sus cimientos a la cima, que muestra y evidencia esa reverberación porque está presente y firme pero flexible y maleable… como los puentes colgantes, como un junco, como las algas en el fondo del río. Me gusta esta asociación con la vibración porque ella esconde a un tiempo los secretos de la emoción y los de la identidad: de la misma manera que a veces una voz o un instrumento consigue arrancarnos emociones que no pasan por la cabeza , por lo racional, que tiene que ver con lo físico, con la resonancia, también a veces lo que nos emociona son el timbre o el color de esa voz o ese instrumento porque lo reconocemos como algo familiar y lo percibimos como algo único , porque “suena” igual y a la vez distinto. Me gusta cuando esos procesos se dejan ocurrir pero no se subrayan ni se fuerzan; cuando se confía en ellos sin tratar de instrumentalizarlos demasiado.

  • Un cuerpo disponible.- cultivar un estado de predisposición a la acción y al movimiento. Estar a punto a nivel físico y emocional para que no sea necesario un gran impulso para sacarnos del sitio y hacernos mover, no estar apagados (el proceso de encendido y calentamiento tiene que estar hecho previamente, es más fácil hacer un pequeño mantenimiento diario que tener que recurrir a una ITV forzosa y seguro que más costosa) sino en un plácido “stand-by” que nos permita tanto el reposo prolongado como una rápida y efectiva puesta en marcha. Con Leo Fabre aprendí que la razón por la que todos tenemos un hombro ligeramente más bajo que el otro y la cadera del mismo lado ligeramente más alta que la otra es porque a lo largo de la evolución la naturaleza humana ha entendido que es más efectivo que la estructura ósea “copie” el patrón del primer paso, es decir que haya una ligera tendencia a la inestabilidad en la estructura e “invitarla” a salir de su estado de reposo. De este modo la energía que requerimos para echar a andar es mucho menor que si el esqueleto estuviera completamente nivelado. Y si eso es lo que nos enseña nuestra propia naturaleza … ¿la vamos a contradecir?

  • Un cuerpo reconectado con su capacidad de sentir.- otra aparente obviedad que no lo es y que de alguna manera puede resumir a los anteriores. Reeducar nuestra sensibilidad y sensorialidad requiere voluntad y disciplina, pero los resultados y el mismo proceso en sí resultan tan gratificantes que lo sorprendente una vez iniciado el camino es cómo hemos podido tardar tanto en emprenderlo. Nuestros sentidos , nuestro sistema propioceptivo, son la puerta que nos permite mejorar nuestra calidad de vida. Y para los que nos dedicamos a la escena, el único camino para mejorar aspectos tan importantes como la calidad de movimiento, la escucha, la creatividad…. El año pasado, en el taller de María Muñoz al que tuve el inmenso placer de asistir como alumno, nos hablaba de permitir la emoción cinética; todos entendimos muy bien que se refería a dejarnos sentir el cosquilleo, el erizarse del vello que los cambios de dinámicas y velocidades, que el movimiento, tienen la capacidad de generar. Si eres capaz de sentirlo, eres capaz de transmitirlo: es una emoción que necesita ser experimentada para que viaje hasta el patio de butacas. Creo que la interpretación más potente es precisamente esa: la que no tiene que preocuparse de fingir ni de pretender nada , la que sólo se ocupa de que los canales y los sentidos estén abiertos para que las distintas emociones se generen y te atraviesen a ti y a tu espectador.

           Son adjetivos que se han quedado resonando y que uso con frecuencia en los cursos y talleres y en los procesos de creación también porque pienso que describen de una manera muy gráfica y precisa estados de atención y escucha , que implican una manera  saludable e inteligente de acercarse y afrontar el trabajo escénico desde lo físico.

          Aunque algunos de ellos no provienen específicamente del ámbito de la danza ni de la interpretación pueden ser aplicados a ellos fácilmente y resultan sugerentes e inspiradores para que cada uno encuentre una motivación e imaginario propio , para investigar y elaborar cuál es el entrenamiento personal más adecuado a cada uno y dónde encontrar las herramientas válidas para conseguir esos objetivos/adjetivos. Y al mismo tiempo considero que no hace falta dedicarse a la danza ni a la interpretación para esforzarse y sentirse atraído por (cada uno a su manera) estas descripciones de un cuerpo que todos nos merecemos y que por desgracia pocos parecen ambicionar.

          Como H. Noguchi pensaba, qué distintas nos irían las cosas si la educación física que recibimos ya desde niños en la escuela no fuera una mera tabla de gimnasia o un repertorio más o menos afortunado de deportes, sino precisamente eso: la formación que nos enseñe a mantener una relación saludable y una comprensión profunda de qué es nuestro cuerpo y cómo funciona. Y esto es a mi entender uno de los beneficios que la danza podría y debería esforzarse por cultivar y transmitir (por desgracia no se da así en muchos casos) hasta que la generalidad de nuestra sociedad la identificara de manera indivisible con estos valores y conceptos. Queda aún mucho trabajo por hacer.

Anuncios

3 pensamientos en “Adjetivos para el cuerpo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s